El sueño de opio

Serie El sueño de opio.1992.

Acrílico sobre lienzo.

Antonio ESCOHOTADO

Historia General de las Drogas

 Desde que acaba la Inquisición contra la brujería, el opio es el fármaco predilecto de muchas casas reales europeas (Suecia, Dinamarca, Rusia, Prusia, Austria, Francia e Inglaterra). El número de escritores y artistas que lo consumen regularmente ocuparía páginas enteras, y baste mencionar entre otros a Goethe, Kearts, Coleridge, Goya, Tolstoi, Pushkin, Delacroix o Novalis. La actitud del hombre medio, durante el siglo XVIII, aparece en el tratado de un tal J. Jones.

En el siglo XIX podemos atender a dos testimonios. Uno es el de T. de Quincey, filólogo y escritor, que en 1822 publica un libro de enorme éxito sobre sus experiencias con la droga.

El otro testimonio nos viene del médico G. Wood, presidente de la American Philosophical Society.

Todavía en 1915 un artículo aparecido en el Journal de la Asociación Médica Americana seguía confirmándose el juicio de Sydenham, llamado el «Hipócrates inglés».

Mis experiencias -breves y con material muchas veces poco controlado a nivel químico- sólo tienen el valor de la primera mano. Por vía intravenosa, la sensación inmediata era un calor generalizado, que se concentraba sobre todo en el cuello, seguida por un largo período de ensoñación que va convirtiéndose muy poco a poco en sopor puro y simple, terminado por un largo sueño. Moverse suscitaba vómito, y para evitar esto -así como una marcada lasitud muscular- acabé optando por permanecer tumbado la mayor parte del día; los picores que acompañan al efecto, no desagradables del todo, fueron la principal manifestación física. Años después pude probar opio líquido de excelente calidad, casi siempre mezclado con café, que al dosificarse cuidadosamente permitía esquivar la postración. Ulteriores experiencias -por vía oral y rectal, con productos muy adulterados -no añadieron prácticamente nada al conocimiento acumulado antes.

Para evaluar el poder analgésico de esta droga hubiera debido administrarla en presencia de distintos dolores o sufrimientos. Como no fue ese el caso, únicamente puedo aludir a dos aspectos que me parecen de interés. El primero es la ensoñación en sí, que los ingleses llaman twilight sleep («sueño crepuscular»), donde se borran los límites entre despierto y durmiente; las fuentes que elaboran los sueños dejan de ser compartimientos cerrados, y o bien la conciencia se aguza hasta penetrar en esos dominios o bien lo subconsciente queda libre de ataduras. En cualquier caso, es algo tan insólito como estar soñando despierto, que comienza con la sensación de reposar sobre un punto intermedio, donde percibir e imaginar dejan de ser procesos separados. En ningún momento se pierde la conciencia de ese hecho -ni de hallarse uno intoxicado por algo-, lo cual explica parte de las loas habituales en conocedores. El contacto inmediato entre la esfera imaginativa y la perceptiva abre posibilidades de introspección, aunque sólo sea porque permite examinar detenidamente nuestros sueños mientras se están produciendo, sin necesidad de cortar contacto con ellos e interpretarlos cuando estamos ya completamente despiertos.

A nivel intelectual o espiritual, el segundo aspecto interesante de la intoxicación con opio es mayor distancia crítica con respecto a las cosas internas y externas. Uno no está tan comprometido con sus opiniones rutinarias como para ignorar las insuficiencias de cada criterio, y es menos difícil cambiar de idea por razones no impulsivas sino reflexivas. Al contrario de lo que sucede con otras drogas de paz, que actúan reduciendo o aniquilando el sentido crítico, la ebriedad del opio y sus derivados deja básicamente inalteradas las facultades de raciocinio, al menos en dosis leves y medias. Se diría que no apacigua proporcionando alguna forma de embrutecimiento, sino por la vía de amortiguar reflejos emocionales primarios en beneficio de una ensoñación ante todo intelectual. De ahí, también, que puedan irritar más de lo común intromisiones, ruidos y actitudes de otros, cuando bajo los efectos de alcohol o somníferos, por ejemplo, ese tipo de estímulo se pasa por alto, e incluso se agradece. Sin embargo, es rarísimo que la irritación desemboque en conducta agresiva (su elemento es más bien la ironía, o el deseo de aislarse), al revés de lo que acontece con otras drogas de paz, pues además de faltar el nivel habitual de impulsividad falta disposición a moverse, chillar, etc.

Ed. Espasa, 2005

Anuncios

Entradas recientes

Exposición de Obra Gráfica en Ariza Abogados

Desde el pasado 23 de marzo se puede visitar mi exposición de obra gráfica que recoge varias de las series desarrolladas en los últimos años.

inauguracion_ariza_3
A la inauguración acudieron numerosos amigos que hicieron del acto un agradable encuentro.
inauguracion_ariza_2

La Exposición se podrá visitar hasta el 15 de junio de 2017 en Ariza Abogados, C/ Conde Aranda, nº1, 3º-dcha., Zaragoza.
Horario de visita: de lunes a jueves de 10h a 13h y de 17h a 20h, viernes de 10h a 13h.

  1. Exposición “Legado Maturén” Deja un comentario
  2. Feliz Navidad y Próspero 2017 2 Respuestas
  3. El azar erótico nos persigue Deja un comentario
  4. Exposición “Oniros” en Demodo Gráfico de Zaragoza 6 Respuestas
  5. Metarretrato de Manuel Pérez-Lizano Deja un comentario
  6. Exposición colectiva 40 Aniversario Bar Bonanza Deja un comentario
  7. Exposición colectiva en el CDAN de Huesca Deja un comentario
  8. Territorio de pasión Deja un comentario
  9. Conferencia en el Instituto de Estudios Altoaragoneses Deja un comentario